original

Parece ser que la nueva tendencia en los videojuegos es ir hacia lo viejo, buscar las raíces de lo que alguna vez fue considerado como lo normal ahora se convierte en extraordinario. No es de asombrar que en los últimos años, en específico con la última generación de consolas, la tirada de la industria es mirar hacia atrás, en algunos caso al punto de partida y en otros a lo que hizo grande una consola o franquicia. Por este motivo desde la salida del PlaySation 4 se han tenido remakes, remasters y relanzamientos, Microsoft no se escapa de esta lógica y Nintendo se convirtió en el mercader de la nostalgia por excelencia tanto de sus franquicias como las “third party”.

Hace algunos días salió el NES Classic Edition, una consola “plug and play” sin la necesidad de cartuchos y con 30 juegos “emblemáticos” de aquella consola casera que revivió la industria del videojuego a finales de los 80. Esta consola se agotó a nivel mundial en cuestión de horas y si uno busca en reventa lo puede encontrar hasta en el quintuple de su valor original, todo sea en aras del recuerdo de lo que ya no es. Todo tiempo pasado fue mejor, eso lo tienen claro todas las compañias de consolas de videojuegos, el Remaster de la franquicia Uncharted para aumentar las ansias de la cuarta entrega, lo mismo que hace Microsoft con Gears of War, o todo lo que ha hecho nintendo con Pokemon, Zelda y Mario es sus (re)remakes en el marco de los aniversarios de su franquicias.

Incluso cuando se hacen las sinopsis y valoraciones de los videojuegos existe un factor nostalgia que no falta en comentarios sobre juegos anteriores o entradas anteriores de la franquicia, si se trata de una secuela o replanteamiento, una prspección a un par de semanas es que la nueva entrega de Final Fantasy, titulada con el número XV, va a ser comparada, y ya lo es, con los juegos más emblemáticos de la franquicia con criticas a los aspectos que han cambiado y que muchos de dichos aspectos están reproducidos en la entrega que le anteced por unas cuantas semanas, “World of Final Fantasy”, pareciera que los videojuegos actuales se rigieran por una lógica “afterpop

world_of_final_fantasy_characters_and_mega_mirage_summons

En su libro “Homo Sampler” de Eloy Fernández Porta, habla sobre como los productos culturales, la sociedad y la industria no son en verdad innovadoras, sino que existe un efecto “replay” en dónde se busca repetir lo ya vivido, pero con la capacidad de modificar el track para escuchar, en este caso vivir, lo que en verdad nos gusta. Porta hace una analogía interesante en este termino con los reporductores de .mp3 y de video en dónde la barra de progreso de video puede ser manipualada de tal manera que uno tiene la capacidad de ver solo lo que le interesa y/o le gusta. Un caso similar pasa con los videojuegos, parece que las franquicias utilizan esta lógica para mantener satisfechos a los fan y se arriesgan poco.

No estoy en contra de ir a lo seguro y estoy de acuerdo en que si algo funciona, no lo rompas, como es el caso de la última entrega de Batman. Sin embargo, el efecto de la nostalgia está dejando de ser una tendencia para convertirse en una aspecto recurrente de la industria, por lo que se arriesgan poco, esto es de entenderse debido que, aunque pareciera que es muy solida esta industria son los casos particulares los vulnerables, una mala decisión y se destruye una franquicia entera o compañias emblemáticas como Atari, y de lo cual Nintendo se ha logrado salvar, pero ¿No llegará un punto en que nos harte la nostalgia? Cuando la formula de reminiscencia al pasado de forma tan marcada se agote, ¿Qué sigue?