judges

Si bien es cierto que nosotros los multivideros (sí, acabo de crear esa palabra, de nada) siempre estamos en busqueda de ese nuevo juego, esa nueva experencia, esa nueva sensasión de que no sabemos nada y que estamos por encontrar algo increíble, muchos de nosotros somos muy, muy renuentes a grandes cambios hechos a los juegos o sagas que ya conocemos y queremos. Esto principalmente sale del tema del buen Monjeman, basicamente la saga de Final Fantasy se divide en el pre-FFX y post-FFX, que fue cuando salió la primera secuela directa de un título de base y cuando todo lo que conocíamos y creíamos se vino abajo….

El gusto entre los juegos de Final Fantasy, desde el I hasta el X, era relativamente constante, obviamente no a todos les gustaban todas las entregas, pero era mucho menos marcada la diferencia (aparte de la eterna lucha entre los “clásicos” y los “niños nuevos”, pero eso es otro tema, para otro día, y otra persona haha).

Pero a partir de Final Fantasy X-2 la división en la comunidad fue mucho mas marcada. Entre los que adoraban la idea de un nuevo juego con sus personajes favoritos (que no fue realmente así), otros que se desilusionaron al ver que los personajes principales eran diferentes, otros que simplemente no querían una continuación de la historia, y otros que tomaron como pecado el hecho de que Square creara una secuela directa y no un Final Fantasy XI como se esperaba.

Después vino Final Fantasy XI que nuevamente se las arregló para dividir a la comunidad, ahora entre los “mayores”, que podían pagar por ellos mismos su subscripción, y a los que sus papás no tenían incoveniente alguno en pagar alreadedor de $100 pesos al mes por manterner al chamaco entretenido, y entre los simplemente no contaban con esos ingresos, o esos permisos para justificar el gasto de esa cantidad cada mes (y eso sin contar a los castigados haha).

yiazmatEntonces entra a la imagen Final Fantasy XII, con esta entrega la diferencia fue muy, muy, demasiado marcada, o te gustaba el juego, o no te gustaba, era asi de sencillo. Y no estoy muy seguro, pero creo que fue por ese entonces que inició la era “Collector’s Edition”, y yo como buena víctima de la mercadotecnia que soy, compre mi edición especial, con su cajita de metal y su DVD extra con el “Making of” y arte y cosas así, estaba padre en verdad. Sin embargo la oprtunidad que le dí al juego no duró mas de un par de horas, entonces lo guarde y me decidí a no volver a jugarlo jamás. Después de unos años en que deje de ser tan nena decidí darle una nueva oportunidad y fue la decisión correcta. A pesar de la pequeña diferencia en el modo de juego, que ahora podías moverte mientras esparabas por tu turno para atacar, y gozabas de una mayor libertad con la cámara. Cosa que a muchos les pareció atroz,  al principio yo incluido, y decidieron retirarle el habla a esa entrega de la saga.

Final Fantasy XIII, en lo personal si creo que este juego no debió de existir, mucho menos tener DOS secuelas. Si admito que lo jugué poco y tal vez no le dediqué tanto tiempo como debía, pero de igual manera es justo decir que no me cautivó de ninguna manera, tienes tu camino por el cual debes de ir, sin importar si quieres o no, en el que te vas a encontrar a tales y tantos enemigos con los que debes luchar, sin importar si quieres o no, y aparte tienes que hacerlo con los personajes que te proporcionan de rigor, no puedes escoger a tu equipo, y el que tienes te lo cambian constantemente. Esto al menos de lo poco que jugué, pero la verdad suficiente para quitarme todas las ganas de seguirlo jugando y ahorrame el tener que comprar secuelas de un juego que creo que no debería tener ni siquiera si entrega base.

Y finalmente con Final Fantasy XIV, el segundo juego en línea, que al parecer tuvo un muy pobre recibimiento, porque nuevamente estabas limitado por el tener que pagar una cuota mensual para poder jugarlo, sin embargo llegaba un punto en el juego que despues de jugar cierto tiempo, ya no podías recibir experiencia ni nada hasta que pasar cierto tiempo, lo cual realmente devaluaba el tener que pagar solo para poder jugar lo que ellos querían que jugaras. Eventualmente esto concluyó en que debian “destruir” el juego y recrearlo para ser mas amigable, con lo cual nació Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, que personalmente si jugué por un tiempo, y el cual disfrute bastante, al menos hasta que terminó mi subscripción y ya no tuve dinero para pagarla haha.

Y finalmente como nota especial que se me ocurrió mientras escribía esto, la nueva entrega de Devil May Cry causo revuelo y descontento por parte de sus seguidores al mostrar a un nuevo Dante. Yo en lo personal no he jugado ninguno, probablemente por eso no causa gran efecto en mi el tener que usar a uno o a otro, pero de lo poco que llegue a observar del juego, parecía ser el mismo modo de juego, el mismo atractivo solo que ahora con cabello oscuro, pero bueno, al menos sirve para probar que si bien siempre estamos a la busqueda de nuevas experiencia, y de nuevas aventuras, realmente quisieramos que esas nuevas experiencias y aventuras no fueran TAN diferentes.

dantes