Ti tiri ri Ti ri riiii ti ri ri ri riii ti ri ri ri riiiii ri ri!!!
Ti tiri ri Ti ri riiii ti ri ri ri riii ti ri ri ri riiiii ri ri!!!

Recientemente (bueno ya pasó un rato), fue el aniversario 30 de Tetris, uno de los juegos de puzzle más conocidos y jugados de todos los tiempos con diferentes “ports” en diversas plataformas desde el Game boy, el NES hasta PS3, Arcade y Facebook incluyendo todas sus variantes (como el de 64 así todo loco de esferita pedorra).

Pues bien, ha sido un largo trayecto, en ese entonces era de los pocos juegos que necesitaban algo de estrategia y agilidad mental para poder ganar. Recuerdo cuando mi jefe me regañaba cada que que dejaba huecos entre las piezas y yo así de, pfff pues orale, a ver si muy sácale punta.

Pero qué era lo que nos atraía de dicho juego, el reto de hacer el mayor número de líneas, o en la versión que yo jugaba, cada que pasabas un nivel salían unos monitos bailando el “Korobeiniki” bien prendidos.

En la era del NES quizá no había mucha competencia o algo que le diera batalla a Tetris (Quizá Dr. Mario y Adventures of Lolo), pero llegado el SNES comenzaron a salir puzzles novedosos que llamaron la atención de las personas con juegos estilo Puyo Puyo como el Kirby’s Avalanche, o el Puzzle Bobble (Bust A Move) y mi favorito personal por diversas razones, Tetris Attack, originalmente lanzado como Panel de Pon el cual tuvo sus ligeros altercados por utilizar el nombre de Tetris en un juego que en realidad no tenía nada que ver con dicha franquicia, sin embargo la idea fue buena y fue uno de los juegos de puzzle más solicitados en su tiempo y uno de los primeros en acabar con amistades en el Player vs Player.

Pues bien, en lo personal me agradan este estilo de juegos, ya que me ayudan a ejercitar el “celebro” y algunos son divertidos, creativos e interesantes, otros se salen un poco del contexto pero tratan de adaptar la idea general de un puzzle y acoplarla a la temática de un juego ya existente como es el caso de Puzzle Fighter donde unos mini personajes de Street Fighter pelean haciendo combinaciones de gemas que van cayendo, destruyéndolas con piezas del mismo color con forma especial que envían piezas indestructibles al oponente hasta derrotarlo con un poder especial al llenar su espacio de piezas.

Shinkuu.. hadooouken (con gemitas)
Shinkuu… hadooouken (con gemitas)

Hoy en día, hemos visto un cambio en lo que a juegos de puzzle se refiere. De entrada tenemos una gama interminable de “refritos” de juegos de destreza por todos lados principalmente en dispositivos móviles que van desde las bases como Bubble Witch Saga que que emula los juegos de Bust A Move, o juegos que te piden hacer combinaciones de 3 o más piezas similares; juegos relativamente diferentes como 2048 y The Room, hasta algunos más complejos en otras plataformas como Picross (3D), Catherine (ps3, Xbox) que manejan una curva de dificultad elevada pero que llegan a enganchar a las personas por el estilo de juego.

I have no idea WTF I'm doing...
I have no idea WTF I’m doing… (Picross 3D)

Los puzzle han evolucionado y se han convertido en juegos que nos permiten divertirnos en el camión, camino a la escuela o mientras se hace fila para entrar a algún evento en particular, y es por eso que los puzzles encontraron su fuerte en los dispositivos móviles ya que permiten un estilo de juego casual (como ya lo platico Jandra en una de sus publicaciones en este sitio) donde podemos entretenernos en pasar un nivel por un rato y seguir adelante con nuestras actividades (salvo en el caso de Candy Crush que no nos deja hacer nada, y menos cuando descubrimos el truco de vidas infinitas).

Algunos puzzles mantienen el mismo estilo clásico de juego, otros buscan ir un paso más allá con problemas más complejos como los que ofrece la serie de juegos de video de Professor Layton que mezcla una historia con ejercicios mentales de diferentes estilos conforme avanzas en el juego y que aparte debes encontrar algunos escondidos durante la historia.

Ahh!!pues bien fácil la respuesta es "Todas las anteriores"
Ahh!!pues bien fácil la respuesta es “Todas las anteriores”

Como ven, este estilo de juego se ha hecho algo cotidiano en nuestras vidas, hay de todos los estilos, casuales, gratuitos, gratuitos con microtransacciones, hardcore, algunos más complejos, otros que permiten terminar uno o dos niveles en ratos de ocio pero que a fin de cuentas nos permiten tener un rato de esparcimiento y ejercitar nuestras mentes y en algunos casos la capacidad de respuesta y toma de decisiones.

Quizá si seguimos practicando podemos llegar algún día a ser unas pistolas en tetris como este compadre que no necesita ver las piezas para hacer lineas.

-Monjeman-