PacMoney

Estaba recordando viejos tiempos, cuando soñaba con que mis juegos de video favoritos de aquella época tuvieran la posibilidad de ser jugados en línea con mis amigos (JA! no es cierto ni amigos tengo). Pero eso era difícil con la calidad de conexión a internet que existía en ese entonces, cuando de repente, aparece el PS3 y el Xbox360 y todo dió un giro y todo eramos felices… hasta que la nación del fuego atacó.

Al llegar el internet y ser cada vez más viable que todo equipo estuviera en línea vinieron muchos cambios para bien como para mal. Ahora podemos jugar en línea sin necesidad de dividir la pantalla en cuatro partes, o tener cuatro controles, o invitar a varios amigos a tu casa a que hagan su desmadre, ensucien tus cosas, se sienten en tu lugar, critiquen tu cuarto,… ok me proyecté. Ahora todo es más práctico y sencillo incluso un nuevo servicio de Sony permitirá que le des control a un amigo sobre tu juego de video que tengas tú en tu casa, o jugar los dos al mismo tiempo sin que el otro haya comprado el juego (Como si lo invitaras a tu casa a jugar, pero sin invitarlo a tu casa).

Pero siempre hay el detalle incómodo de cada cosa buena que tenemos (Por eso no podemos tener cosas lindas…). Con la conexión permanente y sencilla de nuestros dispositivos, los desarrolladores han encontrado nuevas formas de incrementar los costos de los juegos de video de manera sutil. Dirán ustedes.. “¿Pero cómo? si yo los sigo viendo a 59.99USD, no ha subido en nada desde hace años”.

Comencemos por lo más sencillo, que son los Contenidos Descargables (DLC). De un tiempo para acá, los DLC se han convertido, en opinion personal, en un cáncer para los juegos de video al venderte un producto muchas veces incompleto y que te hacen pagar una cantidad extra de dinero para poder tener personajes, items, misiones, especiales. Ustedes dirán, “pero es como si fueran expansiones”, en muchos casos si son expansiones, en otros es una manera de sacar dinero extra. Por ejemplo, el juego Street Fighter X Tekken, ofrecía 12 personajes adicionales como DLC por $20 USD, lo cual suena razonable sí hubieran sido creados después de que el juego salió a la venta, con el fin de ofrecer más competitividad o responder peticiones de usuarios por lo que el equipo de desarrollo se dio a la tarea de crear y diseñar estos nuevos peleadores; el problema fue que, los 12 personajes ya estaban incluidos en el disco desde un inicio y que los 20 dólares era sólo para desbloquearlos. O qué tal algo más extremo, Microsoft Train Simulator 2014 que junta 187 diferentes DLC que nos dan un total de $3,669.63 USD para tener todos los trenecitos.

trainsim
Micro$oft haciendo de las $uyas

Nos pasamos a otra modalidad de venta de juegos de video que les ha servido a los desarrolladores para obtener nuestro dinero de la manera más ridícula… las preventas.

Las grandes empresas de desarrollo, se han dedicado a convencer a los jugadores de comprar los juegos meses antes de que salgan, sin que nosotros sepamos si el juego será bueno, si vale la pena si tendrá o no problemas, si cumple tanta expectativa que causó durante tanto tiempo. Cualquiera diría que da lo mismo si me espero y lo compro cuando sale, pero es ahí donde está el meollo del asunto. Con la finalidad de que compres el juego con antelación, te ofrecen misiones extra, contenido exclusivo, carros especiales, acceso a versiones beta entre muchas otras cosas más, lo cual no obtienes cuando lo compras el día de salida y sientes que tu dinero estuvo mal invertido por que no tienes el contenido exclusivo o estarás en desventaja en los casos de multijugador al entrar a los servidores con 3 días de desventaja por no tener el early access de la preventa.

Batmanpre
Un Batimóvil plateado y jugar con Harley Quinn… LO COMPRO!!

Conforme pasó el tiempo, los distribuidores vieron que esto era un buen negocio y pasaron al siguiente nivel, que es ofrecer distintos contenidos extra de preventa dependiendo la tienda donde vayas a apartar el videojuego, lo cual a veces no pasa de que Amazon te ofrezca una misión especial pero Gamespot te ofrezca armas y trajes exclusivos, pero sabemos que no todo es así de dulce y vemos el ejemplo de las diferentes versiones de Watchdogs que llegó a rayar en lo ridículo con el fin de que el juego fuera comprado en cierta tienda en específico, pero si se compra en dicho lugar ya no tendrías acceso a las misiones que ofrece la otra tienda… salvo lo compres de nuevo. La gota que derramó el vaso, es el contenido que adquieres al hacer tu preventa del juego Assassin’s Creed Unity, en el cual te ofrecen como contenido especial no solo una misión, si no unos pantalones especiales para correr más rápido, así como lo leen, unos pantalones…

ACUnitypre
Ha de ser incómodo correr sin pantalones. IYKWIM

Y sí mezclamos ambas cosas tenemos lo que hoy en día se conoce como Season Pass, compras tu juego, y desde el inicio puedes pagar 40 USD para tener todos los DLC que salgan en un futuro.

BL2Season
Si… la neta también me daría un tiro con los dedos.

Como verán, el precio de los juegos de video se ha incrementado bastante al grado de tener la posibilidad de pagar por un juego que aún no tienes con el fin de obtener el mayor contenido posible. Si los DLC fueran más moderados, ofreciendo contenidos significativos a manera de expansión de un juego de video en particular sin que se sientan como juegos incompletos creo que mucho de este descontento generalizado disminuiría. Un ejemplo que en lo personal me agradó en su manera de manejarlo, es Mario Kart 8 que recientemente anunció que habría 6 nuevos personajes a elegir y 4 nuevos Grand Prix (16 pistas) en un DLC futuro, es contenido extra al juego y además sus técnicas de venta son buenas al ponerte los personajes en el roster desde ahorita, con la opción de que lo vayas comprando a un precio especial (Preventa de DLC…).

Malditos...
Malditos…

Aquí no acaba todo. En la siguiente entrega veremos otro método de obtener dinero por los juegos de video, muchos lo conocen como Freemium, Pay to Win, microtransacciones dentro del videojuego, o los que parecen gratuitos pero no lo son tanto.

-Monjeman-