Lejos quedaron para muchos aquellos tiempos de antaño donde la simplicidad de un juego de NES o SNES satisfacía nuestras necesidades de recreación; algunos dirán que era por que no había más, porque en ese entonces el gameplay y la historia era lo fundamental ya que no se podía hacer mucho gráficamente, o por esa dificultad basada en prueba y error que ofrecían aquellos juegos, (Gaming Then & Now 1 y 2)

Esa “dificultad” podría ser relativa, en aquél entonces luchábamos por acabar los juegos de megaman, o se nos acababan las vidas en el último nivel y teníamos que comenzar de nuevo pero con más experiencia. Y ahora… ¿Cuántas veces hemos querido retomar aquellos juegos que nos fascinaban de más jóvenes y al hacerlo nos enfrentamos principalmente con dos situaciones algo incómodas o desagradables?.

007 Doge

1) Ya no es lo mismo que en aquél entonces, se perdió ese “feeling”, esa esencia del juego.
Decidimos descargar algún emulador o desempolvamos nuestras consolas antiguas, o vemos en ¡OFERTA! Metal Gear Solid para Playstation 1 y queremos recordar viejos tiempos y entonces… viene el shock de que el juego no tiene gráficos bonitos como los de hoy (a pesar que en ese entonces nosasombró la tecnología tan real y avanzada), que sientes que es monótono e inmediatamente nos arrepentimos de la compra y nos llega una nostalgia y no lo apreciamos como antes lo cual nos lleva a…

Inicios del Ragequit
Inicios del Ragequit

2) ¡Jodido juego tan más difícil!, en aquel entonces, los juegos no eran tan permisivos como hoy. Tenías que calcular tus saltos entre plataformas y evitar el clásico enemigo o proyectil atravesado en medio salto que te “aventaba” hacia atrás o que te paraba en seco y significaba el desplome al vacío, o simplemente eran difíciles o frustrantes por naturaleza como por ejemplo, el nivel de la presa del juego de las Tortugas Ninja de NES. Si no lo jugaron, hagan de cuenta que es como un Flappy Bird, pero con tortugas, en un espacio más reducido, con tiempo límite, y rayos láser; pero aún así, volvíamos a jugarlo hasta que lo lográbamos terminarlo o avanzar más que la semana pasada.

Si bien hay excepciones (Completa devoción a un juego o speedruns), estos son los factores comunes que nos hacen alejarnos de revivir nuestras hazañas anteriores y optamos por dejar todo en bellos recuerdos de antaño sin tener que manchar estos con frustración y enojo.

Pero en realidad qué será lo que más nos causa nostalgia al jugar estos juegos de video. Será que estamos acostumbrados a que hoy en día nos dan todo en bandeja de plata, o que pagamos para ganar, que existe el Internet para buscar como pasar un nivel o puzzle (antes tenías tus libros con anotaciones de passwords o trucos), que tenemos niveles de dificultad que evitan nuestras frustraciones y nos “dan chance” de ganarle al juego (Gold Leaf en Mario 3d World), que hoy en día gozamos de los gráficos en Full HD renderizados a un nivel en el que podemos creer que en realidad es Kevin Spacey el que aparece en Call of Duty: Advanced Warfare, o como nos asombramos de las texturas tan reales en el Photo Mode de inFamous: Second Son.

Kevin Spacey COD
Con líneas de expresión y bolsas en los ojos incluídas

En lo personal es una mezcla de todos estos elementos y algunos otras razones adicionales lo que me hacen dejar esos juegos como un bello recuerdo. Difícilmente podría agarrar de nuevo un Yoshi’s Island, o dedicarle el tiempo que le invertí a Chrono Trigger hasta sacar todos los finales posibles, incluso ya esta sensación aparece al querer agarrar juegos de PS2 como con GTA3 después de terminar GTAV. ¿Habrá que aceptar estos cambios y dejar los recuerdos en eso, unos bellos recuerdos sin tratar de estropearlos?, ¿Tenemos el estómago suficiente para volver a jugar un Yoshi’s Island y terminarlo al 100% como en aquel entonces? en lo personal, prefiero mantener mis memorias intactas, a manera de trofeos o achievements y seguir disfrutando lo que va saliendo para crear nuevos recuerdos en futuros no muy lejanos.

¿Qué experiencias tienen ustedes al respecto?

 – Monjeman –